Facebook Twitter YouTube

Reflexión para estudiantes

Teníamos clase en la escuela después de las fiestas decembrinas. Como la mayoría de los alumnos habíamos viajado, todos estábamos ansiosos por contar las novedades a nuestros compañeros de clase.

Un viejo profesor entró al salón e inmediatamente se percató de que le costaría trabajo conseguir silencio. Con gran paciencia intentó comenzar la clase:

-¡Por favor, silencio!

Y nada. No resultó. Ignoramos la solicitud y continuamos conversando. Ahí fue que el viejo profesor nos retó, como nunca vi antes:

-Presten atención porque voy a hablar por única vez -dijo levantando la voz. Un silencio de culpa se instaló en el salón. El profesor continuó:

-Desde que comencé a enseñar, hace ya muchos años, descubrí que nosotros los profesores trabajamos con el 5 por ciento de los alumnos de una clase. En todos estos años observé que de cada 100 alumnos, apenas 5 son realmente aquellos que hacen la diferencia en el futuro, apenas 5 se vuelven profesionales brillantes y contribuyen de forma significativa a mejorar la calidad de vida de las personas; el otro 95 por ciento solo sirve para hacer volumen, son mediocres y pasan la vida sin dejar nada útil. Lo interesante es que este porcentaje vale para todo el mundo. Si ustedes prestan atención, notarán que de 100 profesores, apenas 5 son aquellos que hacen la diferencia; de 100 camareros, apenas 5 son excelentes, de 100 choferes, apenas 5 son verdaderos profesionales, y podría generalizar más: de 100 personas, apenas 5 son verdaderamente especiales.

-Es una pena no tener cómo separar este 5 por ciento del resto, pues si eso fuera posible, dejaría apenas a los alumnos especiales en este salón y mandaría a los demás afuera, entonces tendría el silencio necesario para dar una buena clase y dormiría tranquilo sabiendo que invertí mi tiempo en los mejores. Pero desgraciadamente no hay como saber cuáles de ustedes son esos mejores alumnos, solo el tiempo es capaz de mostrar eso. Tendré que conformarme e intentar dar una clase para los especiales, a pesar del desorden que hace el resto. Claro que ustedes siempre pueden elegir a cuál grupo pertenecerán. Gracias por su atención y vamos a la clase de hoy.

Ni siquiera preciso decir el nivel de atención que el profesor consiguió después de aquel discurso. El reto nos tocó a todos, pues mi grupo tuvo un comportamiento ejemplar en todas las clases de la materia del profesor durante todo el semestre. Al final ¿a quién le gustaría ser clasificado como del resto? Hoy no recuerdo muchas cosas de esas clases, pero el reto del profesor nunca más lo olvidé. Para mí, aquel maestro fue uno de los 5 por ciento que hicieron la diferencia en mi vida. De hecho, percibí que él tenía razón y, desde entonces, he hecho todo para estar en el grupo de los 5 por ciento; pero como dijo él:

-No hay como saber si estamos yendo bien o no, solo el tiempo dirá a qué grupo pertenecemos. Sin embargo, una cosa es cierta: si no intentamos ser especiales en todo lo que hacemos, si no intentamos hacer todo lo mejor posible, seguramente estaremos en el grupo del resto.

Un comentario para “Reflexión para estudiantes”

  • Wavatar eloisa dice:

    excelente reflexión para todos los seres humanos no solo para los estudiantes. Hoy la voy a compartir con ellos.

    Gracias

 

Escuela Secundaria Técnica No. 1
Prof. Carlos Espinoza Muñoz